Con la coralina, te enfrentarás mejor al invierno

Hace años, cuando se buscaba sábanas cálidas para el invierno, la única alternativa que se ofrecía era la de las sábanas de franela. Estas sábanas eran suaves y calientes, pero tenían el problema de que muy a menudo hacían bolitas o soltaban pelusas. Todos hemos vivido la experiencia de entrar en una cama con sábanas de franela y salir llenos de pelusillas por todo el pijama.

Con el paso del tiempo han aparecido otras opciones, también muy cálidas pero que ofrecen mejor resultados. Las sábanas de los pirineos y las térmicas son algunos de los ejemplos de las novedades de los últimos años.

Las sábanas de coralina son una de las últimas innovaciones cuando hablamos de sábanas muy cálidas y de calidad. Están fabricadas en tejido sintético de última generación. Son sábanas gruesas, con una apariencia muy parecida al algodón rizado de las toallas, pero mucho más ligeras y extraordinariamente suaves.

Un calor agradable y seco

Aunque están realizadas en tejidos sintéticos, las sábanas de coralina son muy transpirables, tanto como el algodón. Por eso, cuando se suda durante la noche, la sábana deja que el sudor la traspase manteniendo el ambiente del interior de la cama totalmente seco y caliente.

Hay que tener en cuenta que, en las sábanas de coralina, como en el resto de la ropa de cama, existen diferentes gramajes. Por tanto, no todas las sábanas que se compren serán del mismo grosor o darán el mismo calor.

Esto va indicado en el paquete y hay que tenerlo en cuenta para elegir las que nos resulten más adecuadas según el calor deseado. Para eso se tendrá en cuenta el tipo de clima y si hay o no calefacción en la vivienda.

La suavidad de la coralina te acabará de convencer

Si el calor de estas sábanas te gusta, su suavidad te acabará de convencer. Meterse en una cama con este tipo de ropa es como acostarse sobre un forro de peluche. Su tacto convence sobre todo a los niños, siendo muy adecuadas para su piel delicada.

Pero también convencen a los adultos, especialmente a los más frioleros. Es casi imposible pasar frío en cama con un juego de sábanas coralinas y un buen relleno nórdico.

Como sucede con toda la ropa de cama, se recomienda lavarla antes de su uso para eliminar así cualquier exceso de tinte o cualquier pelusa suelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *